La huelga de examinadores de la DGT, que se ha celebrado hoy, ha sido secundada por el 90% de los funcionarios.

La paralización del servicio, sobre todo por lo que respecta a las pruebas de circulación, ha sido prácticamente completa en Comunidades como las de Cataluña, el País Vasco, MadridGalicia, Cantabria, La Rioja

En la Comunidad Valenciana, ha parado el 78% de los examinadores de Alicante; el 75% de Castellón y el 90% de Valencia.

Por contra, en Baleares apenas ha tenido repercusión el conflicto.

El paro general ha concluido con una concentración en Madrid ante la Dirección General de la Función Pública.

El presidente de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), organizadora de la protesta, señaló ayer durante una entrevista en la COPE que los paros previstos a partir del 19 de junio (y que se extenderían al resto del mes y a todo julio) no tienen por qué llevarse a cabo, con un poco de buena voluntad por parte de la Administración.

Sin embargo, Joaquín Jiménez advirtió a las autoridades de que se reanudarían después de agosto, si la Administración continúa haciendo oídos sordos a sus peticiones.

Han apoyado el acto de protesta de los examinadores el PSOE y Unidos Podemos. El portavoz de esta última formación en la Comisión de Seguridad Vial, Jorge Luis Bail, declaró hoy que “las reivindicaciones de los examinadores son justas, circunstancia que reconocen todos los partidos del arco parlamentario y el propio Gobierno. Pero las buenas palabras no son hechos. Faltan hechos concretos”.